Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Bienvenidos a Adverbios y ejemplos

Bienvenidos a Adverbios y ejemplos

El adverbio


En el dibujo observamos que un vehículo corre mucho y un pequeño corre poco. Un árbol está cerca y otro está lejos. el maestro está hablando a los pequeños. Las palabras mucho y poco alteran al verbo "corre". Las palabras cerca y lejos alteran al verbo "está".


El adverbio es la parte invariable de la oración que sirve para alterar al verbo, al adjetivo o bien a otro adverbio.


El adjetivo califica o bien altera al nombre. Ejemplos: pizarra negra, el pelo rubio.


El adverbio altera al verbo. Ejemplos: corre mucho, corre poco, el árbol está cerca, el árbol está lejos.


Los adverbios determinativos no son todos y cada uno de exactamente la misma naturaleza. En las oraciones J. trabaja bastante y J. pasea mucho se determina la significación de los verbos trabajar y caminar bajo el término de la cantidad, mas de una manera adjetivo; al paso que en el día de hoy viene J. y acá vive J., los adverbios el día de hoy y acá determinan la significación de los verbos venir y vivir, denotando el tiempo y el sitio en que atribuímos la significación de ellos al sujeto J., y lo hacen como puede hacerlo el nombre sustantivo que indique el tiempo que designamos con el adverbio el día de hoy, o bien el sitio que denotamos con acá.
Los adverbios de esta segunda clase son de naturaleza pronominal, por cuanto denotan ideas substantivas de sitio o bien de tiempo sin el nombre que las designa. De esta forma, al comentar volveremos a reunimos mañana, significamos con el adverbio mañana el día que prosigue al de el día de hoy, que puede ser cualquiera de los de la semana.
Con lo dicho en los parágrafos precedentes no queda explicada totalmente la Clase de esta clase de palabras; puesto que hay adverbios, como si, quizás, etcétera, que se refieren al verbo, mas de muy diferente manera que los precedentes, por cuanto no designan, como éstos, la modificación o bien determinación objetiva que el comprensión concibe y expresa con ellos, sino más bien el estado subjetivo del que charla con referencia a la realidad o bien no realidad de la atribución indicada por el verbo, como cuando afirmamos:
¿si será posible?; tal vez salgamos el día de hoy.
Algunos adverbios admiten, como los adjetivos, grados de significación. De esta manera, los hay aumentativos y diminutivos, y superlativos, como lejísimos.
Como los pronombres, se dividen asimismo los adverbios en interrogativos, demostrativos y relativos. Los primeros sirven para consultar:
¿dónde se encuentra el libro?
Los demostrativos, para contestar:
aquí, allí, etc.
Y los relativos, para referir al demostrativo un término atributivo:
donde tú lo dejaste.

Top